LA OMS INSTA A LOS GOBIERNOS A FOMENTAR LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LOS ESTABLECIMIENTOS Y COMEDORES PÚBLICOS

La OMS insta a los gobiernos a fomentar la alimentación saludable en los establecimientos y comedores públicos

LA OMS INSTA A LOS GOBIERNOS A FOMENTAR LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LOS ESTABLECIMIENTOS Y COMEDORES PÚBLICOS

  • La OMS establece a los gobiernos como los líderes principales para llevarlo a cabo el plan de Acción

Para cumplir un nuevo objetivo de su Plan de Acción de Alimentos, la Organización Mundial de la Salud ha pedido a los gobiernos de todo el mundo que den ejemplo y sirvan o vendan alimentos saludables que mejoren la salud de la población general y especialmente la de los niños en etapa escolar.

Los comedores de los establecimientos públicos, entre los que se encuentran las escuelas y guarderías, junto a otros como las residencias de ancianos, los hospitales y los centros penitenciarios resultan fundamentales a la hora de administrar, promover y educar en el consumo de alimentos saludables.

El director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado que “los establecimientos públicos que atienden a toda la población, incluidas las personas más vulnerables, deben ser lugares que fomenten una alimentación equilibrada y donde se eviten los alimentos perjudiciales. Los gobiernos han de dar ejemplo velando por que los alimentos que se sirven y se venden en los establecimientos públicos ayuden a alimentarse saludablemente y a salvar vidas. No se deben destinar fondos públicos para adquirir alimentos que resulten en dietas dañinas”.

La OMS establece a los gobiernos como los líderes principales para llevarlo a cabo el plan de Acción y por ello ahora los insta a convertirse en ejemplo, habilitando la posibilidad de que los ciudadanos puedan acceder a una dieta saludable en los comedores públicos. Al aumentar la disponibilidad de alimentos saludables, mediante el establecimiento de criterios nutricionales para los alimentos que se sirven y venden en las instituciones públicas, la población mantendrá una dieta saludable y de paso ayudará a fomentarla para que, posteriormente, en sus hogares escoja seguir manteniendo ese tipo de alimentación.

Así se reducirán las enfermedades y muertes evitables, que son provocadas por una ingesta insuficiente de cereales integrales, legumbres, frutas y hortalizas, y, por otro lado, un elevado consumo de sodio, sal, azúcares y grasas, en particular ácidos grasos trans.

Según el Resumen del HBSC 2009/10 International Report, los comportamientos en relación con la salud han empeorado y ha habido un aumento de sobrepeso y obesidad en toda la población, incluyendo niños y niñas. También se han detectado entre la población infantil un descenso en los desayunos, así como también en el consumo de fruta y la realización de actividad física.

El nuevo marco de actuación permitirá que los gobiernos elaboren, apliquen, supervisen y evalúen políticas públicas de adquisición de alimentos y de servicios de restauración. Estos deberán ser coherentes con los principios básicos de la alimentación saludable recomendados por la OMS:

  • Restringir la ingesta de sodio y procurar que la sal de consumo esté yodada.
  • Limitar el consumo de azúcares libres.
  • Priorizar el consumo de grasas insaturadas con respecto a las saturadas.
  • Dejar de utilizar los ácidos grasos trans de elaboración industrial.
  • Aumentar el consumo de cereales integrales, hortalizas, frutas, legumbres y frutos secos.
  • Garantizar la disponibilidad gratuita de agua potable.

La OMS solicita y establece que los gobiernos deben promover la disponibilidad de alimentos que ayuden a que la dieta sea equilibrada y/o limitar y/o prohibir la comercialización de alimentos poco saludables. Dichas políticas pueden abarcar todo el proceso de compra, suministro, distribución, elaboración, restauración y venta a fin de que se cumplan los criterios de promoción de la salud en todas esas etapas.

Las 5 áreas prioritarias a las que los gobiernos deben prestar atención son

• La creación de entornos de alimentos y bebidas saludables

• La promoción de los beneficios de una dieta sana durante toda la vida, especialmente para los grupos más vulnerables

• El refuerzo de los sistemas de salud para fomentar una alimentación sana

• La existencia de un soporte de seguimiento, evaluación e investigación

• El fortalecimiento de la gobernanza, las alianzas y las redes para garantizar un enfoque de salud en todas las políticas.

En septiembre de 2021, la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios propondrá medidas innovadoras y ambiciosas para que, en todo el mundo, se cambie el modo de producir y consumir alimentos.